menu

1. ¿Cuántas dioptrías me puedo operar con láser?
La limitación depende del defecto que se trate (miopía, hipermetropía o astigmatismo). Como referencia general, en miopía los límites están entre 10 y 12 dioptrías y en hipermetropías y astigmatismos entre 5y 6 dioptrías. Sin embargo, la cirugía refractiva no se reduce al láser, existen otras técnicas que, asociadas o no al láser, permiten resolver prácticamente todos los problemas refractivos. En El Insituto se ha resuelto 1 caso de miopía de 42 dioptrías y varios casos de trasplantes y degeneraciones corneales con astigmatismos superiores a 20 dioptrías.

2. ¿Existen contraindicaciones a la cirugía Lasik?
Si, existen limitaciones patológicas, como las enfermedades corneales, que contraindican la cirugía Lasik. La edad o algunos problemas metabólicos también pueden hacer inviable la técnica. La forma y el grosor de la cornea son los parámetros que más frecuentemente limitan esta intervención.

3. ¿Sentiré dolor durante la intervención?
La intervención con técnica Lasik no produce ningún dolor ya que, previamente, el ojo ha recibido unas gotas de anestesia. Lo que sí puede sentir el paciente es una cierta sensación de presión debida al anillo de succión. Con nuestra técnica, que es la más rápida, esta sensación dura 3 segundos. Durante las 2 horas siguientes si es frecuente notar lagrimeo y sensación de tener un pequeño roce.

El láser se aplica de forma ambulatoria. Minutos después de la intervención el paciente puede abandonar la clínica y 1 hora después se va definitivamente a su casa Dos horas después de la operación, el paciente no siente prácticamente molestias y puede ver la televisión con bastante nitidez.


4. ¿Puedo operarme los dos ojos a la vez?
Con la técnica Lasik no es necesario tapar el ojo después de la operación, por lo que sí se puede operar los dos ojos el mismo día. Casi siempre se operan los 2 ojos a la vez porque la adaptación postoperatoria a la nueva visión es mejor.

¿Cuánto dura la intervención? Desde que el paciente entra en el quirófano hasta que sale con ambos ojos operados, el tiempo programado varía según el cirujano y técnica empleada entre 5 y 8 minutos.

 

 5. ¿Necesitaré algún tratamiento postoperatorio?
Tan sólo la aplicación de unas gotas de antibiótico y antiinflamatorio en el ojo intervenido durante un corto periodo de tiempo.

 

6. ¿Cuánto tiempo tardaré en recuperar la visión?
Por lo general, al día siguiente de la intervención ya se puede hacer una vida absolutamente normal, incluso se puede conducir e ir a trabajar con total garantía de visión, aunque aún no se logre el 100% de Agudeza Visual en algunos casos.


7. ¿Podré operarme cataratas en un futuro?
No existe ningún tipo de contraindicación para operarse de cataratas con ninguna de las técnicas existentes de Cirugía Refractiva, incluido el Lasik. Si fuera necesario, el paciente podrá ser intervenido de cataratas sin problemas. Quien opere la catarata si debe saber de cuantas dioptrías se había operado previamente.


8. ¿La corrección permanece después de los años?

Una vez que se ha estabilizado el defecto refractivo, quedan eliminadas las dioptrías y el paciente disfrutará de una buena visión para siempre. Lógicamente en el futuro puede tener otros problemas oftalmológicos: cataratas, de retina, de glaucoma… que pueden quitarle visión como a cualquier otra persona, y que no tengan nada que ver con la intervención refractiva.

 

9. ¿Pueden surgir complicaciones durante o después de la intervención?
El desarrollo de la tecnología más precisa ha minimizado los riesgos de estas intervenciones, sin embargo, pueden surgir complicaciones y para evitarlas, es importante acudir a centros acreditados y sobretodo ponerse en manos de cirujanos con mucha experiencia.

 

10. ¿Se puede operar la vista cansada?
Novovisión lleva años aplicando con éxito dos soluciones a esta deficiencia prácticamente inevitable a partir de los 45 años. A los pacientes que padecen cataratas con una sola intervención hemos dado solución a la vez a las cataratas y a la presbicia. La técnica utilizada se llama Facoemulsificación y consiste en la sustitución del cristalino por una lente intraocular multifocal con la potencia necesaria para enfocar bien tanto los objetos lejanos, -conducir- como los próximos –leer el periódico-. Frecuentemente precisa la aplicación de láser para que no quede ninguna dioptría. A los pacientes que necesitan una intervención de láser la técnica que aplicamos desde el año 1995 es la Monovisión. Consiste en dejar el ojo dominante que vea muy bien d lejos y el otro enfocado para las cosa próximas. Esta técnica a un resultado magnífico si se utiliza en determinados casos y no en otros. Como es habitual en medicina, un profesional experto debe indicarle lo mejor para su caso.

11. ¿Qué es la supervisión?
Se trata de una línea de investigación con la que se pretende lograr una agudeza visual que supera la considerada como normal. Se basa en un sistema con el que, además de eliminar las dioptrías, se corrigen las imperfecciones que habitualmente tienen las lentes del ojo humano. El resultado sería la supervisión, una capacidad mayor para discriminar detalles.

¿Como será la visión nocturna después de la operación?
En los primeros años de la cirugía Láser se lograba buena visión durante el día y mala en la noche, y tanto peor cuantas más dioptrías se hubiesen operado. Era una limitación que impedía que operásemos a personas con pupilas grandes.

La actual tecnología ha introducido 2 cambios que han minimizado este problema hasta el punto que en algunos casos podemos también mejorar la mala visión nocturna previa:

El primer avance fue el sistema de aplicación del láser que logra impactar en todo el área de la cornea con la potencia adecuada. El segundo, la posibilidad de corregir además de las dipotrías la asfericidad de la cornea. Este concepto “asfericidad” es el que condiciona principalmente la visión nocturna. Las aplicaciones convencionales de láser deterioran la asfericidad, aunque por debajo de 3 dioptrías la persona operada no lo nota. Por encima de 3 dioptrías la aplicación de un tratamiento personalizando la asfericidad es la mejor garantía de obtener una buena visión para conducir en la noche.

 

¿El intralase realmente aporta algo o es más un argumento comercial?
La tecnología intralase actualmente debe indicarse en algunos casos, pero no más del 2% de las intervenciones que se realizan. Este concepto varía lógicamente con la experiencia del cirujano. El problema, cuando una clínica adquiere la tecnología tiene que realizar muchas intervenciones para amortizarla y esto supone incremento de precio innecesario para los pacientes. Lo que hace el intralase no es la operación, es sólo un paso, tallar una lámina corneal. Habitualmente este paso se realiza con dispositivos muy perfeccionados a lo largo de docenas de años.
El intralase se concibió con el objetivo de corregir las dioptrías y tras años de investigación y muchos millones de dólares invertidos el proyecto fracasó. Lo que tenemos ahora en el mercado es una aplicación que permite hacer cortes en la cornea y presumiblemente mejoraría la precisión del grosor de la lámina corneal. La realidad no está clara hay trabajos independientes que dan más precisión a los sistemas automáticos, y desde luego en tallados muy finos el avance controlado por el cirujano es claramente el sistema más preciso. Pero además es que este dato no condiciona la calidad de visión.
Se han evidenciado otros problemas con el intralase: mayor inflamación, el tiempo de la mano de obra se multiplica, y lo más grave el tiempo que está la retina sin riego pasa de 2 segundos con sistema de avance controlado por el cirujano a mas de medio minuto con intralase, y este tiempo condiciona el riesgo de perdida de visión, y se ha descrito ya algún caso de neuropatía óptica con intralase. El síndrome de dolor ante la luz es otro problema que padecen durante las primeras semanas algunos operados con intralase y no se sabe porque. El tejido corneal que volatilizan las explosiones del intralase determinan que la cornea quede más fina –se estima que pierde 10 micras- que antes de la intervención y por lo tanto perderá resistencia.En definitiva el intralase es una tecnología que va a tener utilidad en oftalmología en trasplantes y otros problemas, seguro. Actualmente el uso que se le da en LASIK es excesivo condicionado por el marketing agresivo que ha hecho la empresa dirigido a los que piensan en operarse de miopía, que los más ingenuos se lo creen, y las clínicas que adquieren la máquina y precisan amortizarla.

 

Resumiendo:

- Las ventajas y los inconvenientes del intralase aún no están bien definidos.

- La utilización de intralase no mejora en absoluto la visión postoperatoria.

- La utilización de intralase si supone un gasto añadido importante para el paciente y que actualmente un cirujano experto debe considerar innecesario.

 

 

INSTITUTO DE LA VISIÓN ©  :::: AVISO LEGAL ::. design: factorcreativo.com